Nacionales

Proyecto coloca al rugby como instrumento para el cambio en cárceles venezolanas

«Nos gusta el deporte, nos gusta el rugby aunque es un poco fuerte porque es un deporte de contacto, se puede tener disciplina deportiva», remarcó un privado de libertad.


El proceso de transformación de la población carcelaria en Venezuela tiene hoy en día un fuerte aliado en el rugby, gracias a una iniciativa privada llamada Proyecto Alcatraz, que cuenta con el respaldo de las autoridades de gobierno.

Este sábado, la hacienda Santa Teresa, ubicada en el estado Aragua (centro-norte) se convirtió en el epicentro del séptimo festival inter-penitenciario de rugby, donde equipos de personas privadas de la libertad de 16 cárceles venezolanas cambian las esposas por la competencia deportiva.

El festival de rugby forma parte de una actividad permanente de trabajo que atiende a más de 800 presos en 32 centros penitenciarios de Venezuela, explicó a Xinhua, Gabriel Álvarez Mayorca, gerente del Proyecto Alcatraz.

«Este año vamos a seguir creciendo, vamos a seguir ingresando a nuevos centros penitenciarios, tenemos ese convenio con el ministerio de Servicios Penitenciarios que nos está abriendo las puertas para trabajar en conjunto», resaltó Álvarez Mayorca.

Dicho convenio data del año 2013, cuando las autoridades penitenciarias de Venezuela y el grupo empresarial de la hacienda Santa Teresa, dedicado fundamentalmente a la producción de licores, decidieron formalizar una alianza, tras la experiencia exitosa del rugby carcelario.

Álvarez Mayorca destacó que desde el Proyecto Alcatraz están muy orgullosos que por primera vez en este séptimo festival de rugby penitenciario participan equipos femeninos y detalló que las mujeres son atendidas en 12 centros penitenciarios del país.

Relató la historia de cómo inició el proyecto. En el año 2003, tres jóvenes de una banda criminal del municipio Revenga del estado Aragua, donde está asentada la hacienda Santa Teresa, perpetraron un robo para hacerse de las armas de fuego de los vigilantes.

Uno de los jóvenes que fue capturado luego de la acción fue llamado por Alberto Vollmer, presidente del grupo empresarial, a una reunión y le dio la oportunidad de redimir con trabajo por tres meses el delito y no ser procesado por la Policía.

Luego los otros dos muchachos involucrados en el robo también aceptaron la propuesta de subsanar con trabajo su falta.

«Después de tres semanas ellos nos piden traer varios amigos, cinco o cuatro que pueden trabajar con nosotros, cuando fuimos a darnos cuenta eran 22 (…) habíamos desarmado a una banda sin violencia, sin un tiro», comentó Álvarez Mayorca.

Subrayó que el rugby fue planteado como un elemento de encuentro. «Empezamos a hacer alianzas con la Corporación Andina de Fomento, a traer entrenadores de Argentina para la formación del rugby y todo el componente de los valores se los seguíamos reforzando», apuntó.

Este sábado, la ministra de Servicios Penitenciarios de Venezuela, Mirelys Contreras Moreno estuvo en el festival de rugby y destacó al Proyecto Alcatraz como «una de las herramientas fundamentales» para el cambio en los centros penitenciarios.

Por su parte, Jesús Gregorio Díaz, un privado de libertad y miembro del equipo Jaguares de El Rodeo, agradeció la oportunidad de compartir con sus familias y «demostrar a las personas que somos hombres nuevos».

«Nos gusta el deporte, nos gusta el rugby aunque es un poco fuerte porque es un deporte de contacto, se puede tener disciplina deportiva», remarcó el joven.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar