Especiales

Jesús Seguías: “El G4 ya no representa la mayoría opositora”

A partir del nuevo mapa político en Venezuela, el analista político Jesús Seguías, sostiene que no se trata ahora de excluir a la minoría opositora, sino de incluirlos para trabajar en conjunto.


De acuerdo con el consultor político y presidente de la encuestadora Datincorp, Jesús Seguías, el oficialismo partió de tres objetivos fundamentales para lograr la mayoría de las gobernaciones en las recientes elecciones.

Llevar a su gente a votar; que los opositores no fueran a votar y así ocurrió, y que los opositores fueran a votar fraccionados.

«Tal como efectivamente sucedió, ya que los líderes del G4 —(Acción Democrática (AD), Voluntad Popular (VP), Un Nuevo Tiempo (UNT) y Primero Justicia (PJ)— decidieron excluir a quienes ellos consideran colaboracionistas del gobierno»

«Los llamados alacranes, agrupados en la Alianza Democrática con el 8% de los votos versus el 13% de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD)»

«Mientras Fuerza Vecinal consiguió el 2% y otras fuerzas políticas regionales como Lápiz sumaron el 4%, eso hace un total del 27%”.

De haberse unido y presentado como un solo bloque, Jesús Seguías asegura que el mapa político hubiese sido totalmente azul.

“Porque la fuerza chavista conforma el 25% de la población electoral venezolana (24% para el Partido Socialista Unido de Venezuela —PSUV— y el 1% para el Partido Comunista de Venezuela —PCV—), así que hubiese obtenido unas cinco o seis gobernaciones y la oposición 16 muy fácilmente, ya que obtuvo el 27%”, sostuvo Jesús Seguías.

—¿Cómo llega a esta conclusión?

—Porque la participación real del 21 de noviembre fue del 52% (8 millones 808 mil 860 venezolanos).

»Y tenemos que considerar que el Registro Electoral Permanente de 21 millones 112 mil electores.

»El cual quedó disminuido a 17 millones aproximadamente por el éxodo en Venezuela, donde unos cuatro millones están fuera del país y ellos generan una abstención forzosa en este tipo de procesos electorales.

»Un 48% de venezolanos no votó y podría decirse que no son ni chavistas ni opositores.

»O entre ellos hay algunos opositores radicales que no creen en el voto.

»Pero tampoco han propuesto nada distinto a la ruta electoral; esa es la lectura correcta sobre el tema de la participación, lo contrario es manipular realidades.

—En el caso de los candidatos del G4 que sí participaron, ¿Por qué no pudieron ponerse de acuerdo?

—Porque ellos todavía no han entendido las realidades, pero esta elección del 21 de noviembre permitió validar algunas hipótesis.

»La primera es que tenían que ocurrir los tres escenarios anteriormente mencionados para que el gobierno pudiera ganar y así fue.

»Eso estaba previsto, por eso a mí no me sorprendió en absoluto el resultado, ya nosotros lo habíamos anunciado de muchas formas.

»La segunda es que la MUD no fue la tarjeta mágica que los líderes del G4 suponían,.

»Razón por la cual ellos aprobaron el sistema de votación que priorizaba las tarjetas de los partidos antes que los candidatos.

»La cual fue una propuesta del PSUV porque eso a ellos les convenía y la MUD lo aceptó,

»Porque ellos creyeron que iban a entubar toda la votación, que iban a liquidar a la Alianza Democrática y a todas las demás fuerzas políticas, y no lo lograron.

»Y la tercera hipótesis validada es que el G4 ya no representa la mayoría absoluta de la oposición.

»Porque si unimos los votos estamos hablando de un 14% de opositores versus un 13% de la MUD, de manera que de una u otra manera en términos prácticos están igualados.

Jesús Seguías: “El G4 ya no representa la mayoría opositora”
Jesús Seguías: “Todos los venezolanos tenemos que apostar a un proceso de reconstrucción bajo un acuerdo nacional, porque no queda más camino”.

—Todo esto ha generado una discusión política de fondo sobre quiénes son los verdaderos opositores…

—Una discusión absurda, porque ¿Cuándo se produce la gran división dentro de la oposición?

»Después del fracaso de la ruta insurreccional-militar y la invocación de los marines que se impuso en buena parte de la oposición con Juan Guaidó a la cabeza.

»Eso fracasó totalmente a finales del año 2019

»Y ya en el 2020 muchos factores dentro de Primero Justicia (PJ), Voluntad Popular (VP) y Acción Democrática (AD) estaban diciendo que había que participar en las elecciones parlamentarias

»Y que había que acabar con aquella estrategia equivocada, pero no se les hizo caso.

»El gobierno, ente tanto, tomó la decisión arbitraria de confiscar las siglas de algunos partidos y otorgársela a dedo a otras personas,

»Mientras “los alacranes” tomaron la decisión de participar y vinieron las acusaciones en su contra, donde hay que considerar dos tipos de señalamientos: uno de carácter ético y otro político.

—¿A qué se refiere?

—En lo ético, argumentaron que el gobierno les pagó para que ellos tomaran la decisión de participar, lo cual no es verdad.

»Dentro de AD por ejemplo, José Bernabé Gutiérrez venía propiciando participar y el sector dirigido por Henry Ramos Allup, aunque estaban de acuerdo no tomaba la decisión y eso ponía en peligro era la estrategia de AD que siempre ha sido la electoral, por eso se produjo la división.

»De manera que ese carácter ético deben apartarlo, porque si nos ponemos a buscar a los que son corruptos ahí va a salir raspado un gentío y no hablemos de Monómeros o de Citgo, así que deben enfocarse es en el argumento político.

—Desde su modo de ver, ¿Los “alacranes” tenían razón?

—Pues yo creo que el tiempo les dio la razón. El argumento político que manejó ese grupo fue el correcto y tan correcto fue que el 21 de noviembre participó toda la oposición con excepción de María Corina Machado, Antonio Ledezma y otros más, pero todos los demás salieron a hacer campaña.

»Esto cuando en diciembre del año pasado decían que no se podía votar mientras estuviese Nicolás Maduro en el poder, mientras hubiesen partidos inhabilitados, mientras existiera un Consejo Nacional Electoral (CNE) nombrado por la Asamblea Nacional (AN) chavista y hoy en día así lo hicieron.

»Entonces desaparecieron las razones de aquella división y lo que se imponía era simplemente pasar la página, ponerse de acuerdo e ir con candidatos únicos, pero no lo hicieron y esa es la razón fundamental por la cual pierden.

Lea también: Enrique Ochoa: “Triunfo electoral» oficialista y «victoria política» opositora

»Y lo peor del caso es que todavía existen personas que contribuyeron con esa derrota de la oposición, que saben que sus votos impidieron la victoria opositora y todavía siguen diciendo con que ellos no van a conversar con los alacranes.

»De haber ganado Henri Falcón en el estado Lara yo quiero saber si para los efectos políticos y de la comunidad internacional lo iban a contabilizar como ¿Una gobernación chavista u opositora?,

»¿De qué color le colocaron la victoria del alacrán entre comillas Morel Rodríguez en Margarita? La pusieron en azul y de la misma manera lo habrían hecho con Falcón, con David Uzcátegui en Miranda e incluso con José Brito en Anzoátegui, les guste o no les guste.

—Con base al nuevo mapa político en Venezuela, ¿Cree que la vocería principal de la oposición seguirá representada por el G4?

—Ahora la comunidad internacional tiene un serio dilema en cuanto a quién reconocer como a los auténticos representantes de la oposición venezolana, ¿Al que tiene 13% (MUD) o a los que tienen 14%?

»Pero no se trata de excluir ahora a los que tienen el 13%, sino de incluirlos, de abrir el abanico y tener nuevos aliados para poder desplegar estrategias que conduzcan a un cambio político en Venezuela y a una democratización del país, esa es el parámetro fundamental de lo que viene.

—A partir de esto, ¿Cuál debe ser el siguiente paso?

—Tenemos un nuevo mapa político y unas nuevas fronteras que se conforman de tres elementos fundamentales: La primera, lograr una reconciliación, ponerle fin a la camorra política que destruyó a la nación, que ha sido totalmente inútil y no ha tenido ningún sentido de carácter político; ponerle punto final para comenzar a entendernos y poder resolver los problemas reales del país.

»La segunda, es la reconstrucción de los partidos políticos en los próximos dos años, es decir, antes de las elecciones del 2024 que tienen que darse obligatoriamente, porque el país se quedó sin partidos políticos, ni siquiera el PSUV funciona como tal, así que tienen la obligación de democratizarse.

»Porque en Venezuela lo que tenemos son plataformas políticas y electorales para que fulano o mengano sea Presidente de la República, pero esos no son partidos políticos, son movimientos efímeros y frágiles supeditados al destino personal del líder.

»Entonces estos dos años tienen que ser para una dinámica de cambios donde debe estar incluido la realización de elecciones primarias contempladas en la Constitución, aunque los de oposición son alérgicos a eso, todas las decisiones se toman producto de unos repartos burocráticos y de cogollos.

»Y la tercera frontera es comenzar la transformación económica del país.

»Ya sabemos que no habrá cambio por la fuerza, que todo se va a dirimir en procesos electorales y que el próximo es en el 2024,

»¿Qué va a pasar de aquí a allá? El país no aguanta más, está destruido, entonces la nueva pasión tiene que ser comenzar su reconstrucción bajo un acuerdo nacional.

—¿Cómo lograr esta reconstrucción del país?

—Eso se logra recuperando la economía a través del sector privado fundamentalmente, porque el Estado está quebrado, no tiene capacidad de nada.

»Y eso pasa por un nuevo pacto social, un nuevo marco jurídico y eso tiene que ser a través de un gran consenso nacional.

»Los venezolanos tenemos que dedicarnos a trabajar porque el mundo está convulsionado producto de la pandemia, la crisis posterior que se ha generado ha suido brutal y Venezuela tiene que salvarse de eso prácticamente sola, porque cada quien está ocupado en resolver sus propios asuntos.

»Entonces tenemos que montarnos en una onda de producción porque eso va a beneficiar a todo el mundo.

»Y si a términos políticos vamos, a quien más le conviene es a la oposición, ya que de los 4 millones de electores que están en el exterior, al menos unos 3 millones son opositores mínimo.

»Y de haber estado en Venezuela el chavismo no hubiese ganado lo que ganó; la población electoral opositora se disminuyó significativamente con el éxodo.

»Por eso cada voto pesa, cada alianza es importante para poder alimentar fuerzas.

»Por lo tanto, a los opositores les conviene el regreso de los venezolanos y ¿Cuál es la condición número uno para que retornen? Que mejore la calidad de vida.


La frase de Jesús Seguías:

“La nueva pasión tiene que ser comenzar su reconstrucción bajo un acuerdo nacional”.

Mostrar más

Anailys Vargas

Periodista y Msc. en Gerencia de RRHH. Actualmente, editora de la versión impresa y digital del diario Nuevo Día.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Diario Nuevo Día - Noticias en Falcón