27.3 C
Venezuela
miércoles, mayo 29, 2024

Diez trucos de un neurólogo para dar un descanso al cerebro

Es importante encontrar una forma de cumplir con esas exigencias que suponga el menor compromiso posible para nuestra salud física, cognitiva y mental, evitando así problemas como el síndrome del trabajador quemado. 


A menudo, los trabajos requieren un esfuerzo que nuestro cuerpo no está preparado para realizar de manera habitual.

Es importante encontrar una forma de cumplir con esas exigencias que suponga el menor compromiso posible para nuestra salud física, cognitiva y mental, evitando así problemas como el síndrome del trabajador quemado. Vamos a repasar algunos trucos propuestos por el neurólogo Paul Zak, director del Centro de Estudios Neuroeconómicos de la Universidad de Grados Claremont (Estados Unidos).

Actividad física

La actividad física es, simplemente, el factor más importante en el correcto funcionamiento neurológico. Hacerlo al comienzo del día, además, reporta grandes beneficios: eleva la frecuencia cardíaca y oxigena el cerebro, con lo que mejora la concentración y la resolución de problemas.

Meditación

Otro de los grandes enemigos del rendimiento óptimo y de la concentración es el estrés, por lo que se vuelve vital conocer estrategias eficaces parea combatirlo. Una de ellas es la meditación, cuyos beneficios en este sentido están de sobra comprobados.

Comienza por las tareas críticas

Zak argumenta que a menudo los niveles de alerta son mayores en horas tempranas, pero que sin embargo es muy común ocupar esta franja con rutinas matutinas y reuniones organizacionales. Por ello, aconseja emplear los primeros 90 minutos en las tareas más importantes del día.

Divide la actividad en bloques de 20 minutos

Al cerebro humano le cuesta mantener la atención fija en algo durante periodos prolongados de tiempo, por lo que es preferible intentar dividir los trabajos en bloques de 20 minutos. Al acabar cada uno, es beneficioso cambiar de tarea o tomarse un pequeño descanso.

Date descansos

Permitir que el cerebro descanse es fundamental para evitar la saturación y mejorar el rendimiento. Zak opina que la duración ideal es de 10 minutos, pero que incluso dejar de mirar la pantalla durante un minuto (y levantar las piernas para que el flujo de sangre se desvíe a la cabeza) resulta beneficioso.

Ten reuniones en movimiento

Andar durante las reuniones no sólo estimula la circulación y la frecuencia cardíaca, sino que además, al acomodarnos menos que estando sentados, nos impulsa a centrarnos en los aspectos importantes y no perder tiempo con minucias.

Puedes leer: Consumir ácidos grasos mejora la función cognitiva

Define momentos para mirar el email

Estar constantemente atentos a los emails que entran en nuestro buzón puede suponer una distracción muy importante. En su lugar, es preferible chequearlo pocas veces al día, y despachar varios emails de una vez.

Toma café tras la comida

De manera natural, comer provoca somnolencia y cansancio, ya que nuestro cuerpo debe concentrar una parte de sus recursos energéticos en realizar la digestión. Por ello, ingerir cafeína acto seguido, por su efecto estimulante, puede contrarrestar esa fatiga.

Conecta con tus compañeros

Tener una buena relación con los compañeros de oficina ayuda a reducir el estrés y a aumentar la motivación, además de hacer más agradable la jornada. Un ambiente de trabajo saludable es una de las mejores formas de evitar el ‘burnout’.

Respeta tu tiempo personal

Por nuestra salud mental, es vital tener tiempo para dedicarnos a nosotros mismos, a relajarnos y a desarrollar nuestra personalidad.

Con información de 800 Noticias

Noticias Relacionadas

Redes Sociales

20,299FansMe gusta
112,425SeguidoresSeguir
4,600SuscriptoresSuscribirte

Últimas noticias