Experto: El restablecimiento de relaciones entre Venezuela y Colombia significa un fracaso para EE. UU.

VENEZUELA Y COLOMBIA

Para el analista internacional Fernando Rivero en la región están germinado gobiernos progresistas que se alejan de los intereses geopolíticos de Estados Unidos. 


El restablecimiento de las relaciones políticas entre Venezuela y Colombia es una «muestra fehaciente y contundente de que la política exterior de Estados Unidos viene teniendo un retroceso innegable en América Latina y el Caribe», dijo a Xinhua el analista internacional Fernando Rivero.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, recibió este lunes las cartas credenciales del embajador de Colombia en su país, Armando Benedetti, evento que significa que los Gobiernos de Venezuela y Colombia oficializan el restablecimiento de sus relaciones  diplomáticas.

El investigador en geopolítica recordó que las intenciones de Washington en la región han sufrido innumerables reveses en los últimos tiempos y destacó con especial énfasis el público notorio fracaso que significó la última Cumbre de las Américas.

Rivero precisó que en la región «ha germinado un conjunto de gobiernos progresistas que se alejan de los intereses geopolíticos de Estados Unidos y refrendan con su accionar la autodeterminación de los pueblos».

En este sentido, estimó como indudable que el restablecimiento de las relaciones entre Colombia y Venezuela apunta a la posibilidad de fortalecer los mecanismos de integración regional, lo cual va en contravía a los intereses de la Casa Blanca.

Puedes leer: Embajador de Colombia presentó credenciales ante Maduro

A su juicio, el nuevo acercamiento entre ambas naciones da oportunidad a fortalecer la unidad en organismos como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y también «abre las compuertas para que se revitalice lo que es Unasur».

Aseveró que, tras la incipiente recomposición de las relaciones, Colombia y Venezuela «pueden jugar un papel relevante» en los referidos organismos.

Rivero puntualizó que la política exterior de Estados Unidos ha sido últimamente bastante activa en la región, con la visita a la región de la vicepresidenta, Kamala Harris, la jefa del Comando Sur, Laura J. Richardson, y otros altos funcionarios.

«La unidad de Colombia y Venezuela, así como los acuerdos en diferentes ámbitos de las políticas binacionales, van a contribuir de manera decidida, no solamente en el ámbito económico y comercial, sino que también serán una contribución para la paz regional», enfatizó el también abogado.

Explicó que, a los ojos de la Casa Blanca, Colombia venía funcionando como «un puesto de avanzada de la OTAN en la región y como el pivote de los planes del Comando Sur» y destacó que ahora «se vislumbran cambios que apuntan hacia un retroceso geopolítico y militar para Estados Unidos».

Rivero auguró buenos resultados a corto, mediano y largo plazo en la relación binacional. Consideró que ambos países están interesados en la revitalización económica de la relación «para elevar la calidad de vida de la población de ambos países».

Consideró que hay condiciones políticas para avanzar en proyectos conjuntos importantes que redunden en el florecimiento de las relaciones económicas y comerciales entre ambos países.

Venezuela rompió relaciones con Colombia en febrero de 2019 cuando el gobierno de Iván Duque reconoció como jefe del Ejecutivo venezolano al entonces diputado opositor Juan Guaidó.

Luego de su victoria electoral, el presidente colombiano, Gustavo Petro, señaló un cambio de rumbo en la política hacia Venezuela y desde Caracas se recibió con interés y disposición la posibilidad de restablecer relaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *