26.7 C
Venezuela
lunes, mayo 27, 2024

Josefa Ros: “Las personas con tendencia a aburrirse mueren antes”

¿Cómo es posible que algo tan banal como el aburrimiento sea capaz de causar dolor y sufrimiento?


¿Cómo es posible que algo tan banal como el aburrimiento sea capaz de causar dolor y sufrimiento? Esa es la pregunta que se hizo Josefa Ros Velasco mientras hacía su tesis doctoral.

Desde ese momento, ha pasado ya más de una década; en la que esta investigadora no ha dejado en su empeño en descubrir cómo nos afecta este fenómeno y qué consecuencias puede tener para nuestra salud.

Sus conocimientos los plasma ahora en La enfermedad del aburrimiento (Alianza editorial).

Un libro en el que explica todo lo que necesitamos saber sobre este fenómeno.

Síndrome

“Como decía el filósofo Hans Blumenberg, gracias al malestar que nos provoca el aburrimiento y del que tenemos que deshacernos, al final acabamos reaccionando y damos paso a lo nuevo”, explica esta experta. 

Sin embargo, ese ‘algo nuevo’ no tiene que ser positivo. A veces, se traduce en  conductas de lo más inadaptativas; como beber en exceso.

También hay otro problema, el no poder evitar el aburrimiento, hasta el punto de que el síndrome del aburrimiento crónico (Boreout) está reconocido como un desorden relacionado con otras dolencias psicológicas.

¿Qué patologías causa el aburrimiento?

Por ejemplo, los trastornos que tienen relación con la depresión. Experimentar una depresión te va a hacer que vivas más estados de aburrimiento y, a su vez, cuanto más aburrimiento experimentas, va a empeorar tu depresión.

Sucede igualmente con las personas que padecen ansiedad y con las que sufren estrés.

Por otra parte, hay otro tipo de trastornos, como pueden ser los de la conducta del desarrollo de trastornos alimenticios, como es el caso de comer en exceso por aburrimiento, afectaciones en el desarrollo de trastornos relacionados con el sueño, como dormir a deshoras o dormir por aburrimiento, por ejemplo.

Ros Velasco resalta que ella trabaja el aburrimiento en las personas mayores y esas pautas del sueño son comunes en ellos, algo grave en las personas que tienen demencia, ya que empeora sus condiciones cognitivas.

Morir de aburrimiento

‘Me muero de aburrimiento’ es una frase muy común, pero ahora que hablamos de este fenómeno como enfermedad, me pregunto: ¿se puede morir de aburrimiento?

Sí, se puede morir de aburrimiento. Hay personas que piensan que esto es más de la literatura, pero hay casos.

Uno es el de George Sanders, también conocido como el dandi de Castelldefels, que según cuentan dejó una nota en la que decía ‘me marcho porque estoy aburrido’.

Puedes leer: Pregúntate si eres tecnoadicto

Bueno, estos casos puedes decir que son muy especiales, pero en el ámbito sociosanitario residencial de personas mayores yo he estudiado el caso de personas que se han intentado suicidar por aburrimiento y que no lo consiguieron.

Aburrimiento es una enfermedad

Ya no aburrido de la vida, que es algo como muy genérico, sino aburridos porque no tienen nada que hacer, no tienen ninguna actividad que sea significativa.

Hay un estudio que demuestra que las personas con tendencia al aburrimiento mueren antes.

Así que se puede morir por culpa del aburrimiento. O, al menos, acortar la vida.

Podría pensarse que el aburrimiento es una enfermedad que entiende de clases. Si uno tiene que trabajar todo el día, tiene menos posibilidades de aburrirse, ¿ o no?

En realidad, para nada. Solamente experimenta un tipo de aburrimiento distinto. Si no, que le pregunten a los trabajadores de las fábricas de finales del siglo XIX y principios del XX.

Tú puedes tener todo el día lleno de actividades, pero si esas actividades no son significativas para ti, son repetitivas, son monótonas, no requieren de mantener la concentración o un nivel de atención alto, causan aburrimiento.

¿Cuándo se convierte el aburrimiento en enfermedad?

En general, el aburrimiento se convierte en patológico en aquellos contextos ante los que nosotros no tenemos posibilidad de responder. Es decir, como te decía, cuando nos encontramos aburridos sentimos ese malestar, pero examinamos qué es lo que está fallando y, en función de eso, tratamos de diseñar una estrategia a partir de la cual dejar esto atrás.

¿Y no se puede sacar nada bueno del aburrimiento?

Blumenberg celebra que, gracias a que nos aburrimos, avanzamos, progresamos, nos movemos hacia adelante (…) Independientemente de si luego resulta en algo bueno o malo.

Si no fuese porque sentimos ese malestar, no nos sentiríamos impulsados a buscar un remedio frente a la situación que ha dejado de ser satisfactoria y nos quedaríamos donde estamos

¿Hay alguna fórmula para salir del aburrimiento?

Ya nos gustaría, pero esto es imposible. La experiencia del aburrimiento siempre depende de dos factores. Por una parte, del individuo, de su propensión al aburrimiento.

Porque cada uno de nosotros somos propensos en un nivel u otro al aburrimiento y esto, de hecho, se puede hasta medir.

Con información de El Español

Noticias Relacionadas

Redes Sociales

20,299FansMe gusta
112,425SeguidoresSeguir
4,600SuscriptoresSuscribirte

Últimas noticias