UE busca superar diferencias sobre tope precios de energía

EUROPA-CRISIS ENERGETICA

El tope a los precios es una de las medidas que prepara el bloque de 27 naciones para frenar una crisis energética en Europa.


Gobernantes de la Unión Europea acudieron el viernes al Castillo de Praga para tratar de superar importantes diferencias sobre un tope a los precios del gas natural a medida que se acerca el invierno y la guerra rusa en Ucrania provoca una crisis energética mayúscula.

Banner de Naranja App

El tope a los precios es una de las medidas que prepara el bloque de 27 naciones para frenar una crisis energética en Europa que eleva los precios para consumidores y negocios y podría provocar apagones, cerrar fábricas y causar una profunda recesión en medio del invierno.

En respuesta al apoyo europeo a Ucrania bajo la forma de armas, dinero y ayuda, Rusia ha reducido o interrumpido el envío de gas natural a 13 países miembros. Los precios del gas y la electricidad, ya altos, seguirían aumentando con el pico de la demanda en los meses fríos.

El obstáculo a un acuerdo es el hecho de que cada país miembro depende de distintas fuentes y proveedores de energía, y no logran ponerse de acuerdo sobre la mejor manera de avanzar.

Puedes leer: The Washington Post: Hay pruebas suficientes para imputar a Hunter Biden

El primer ministro letón Krisjanis Karins resumió el desafío para la UE al estudiar un posible techo para los precios.

“Un tope a los precios del gas, si se pudiera lograr, sería excelente, pero con la prevención de que no podemos poner en peligro la seguridad del suministro”, dijo Karins. “No podemos fijar un precio tal que nadie vendería gas a Europa”.

El primer ministro belga Alexander De Croo expresó la esperanza de que la reunión podrá superar los “últimos obstáculos” a un acuerdo, pero que se debe elaborar un plan de acción para enviar dos mensajes importantes.

“Uno a los mercados energéticos, que quede claro que ya no aceptamos estos precios, no seguiremos pagando esta manipulación del mercado”, dijo. “Segundo, una señal importante a nuestras poblaciones, a nuestras empresas, de que atacaremos el problema de raíz”.