Apple en aprietos: ¿Por qué?

Los empleados del gigante tecnológico taiwanés Foxconn –outsourcing de Apple- protestan porque la empresa no paga el salario prometido.


Las protestas de los empleados del gigante tecnológico taiwanés Foxconn dieron este miércoles la vuelta al mundo. Múltiples vídeos mostraban el caos en la megafábrica que la compañía tiene en Zhengzhou (China) donde se veía a cientos de policías vestidos con trajes blancos protectores y equipos antidisturbios enfrentándose a los trabajadores, muchos de los cuales recibieron graves golpes.

En la fábrica trabajan 200.000 personas, la mayoría de las cuales lleva casi un mes aisladas bajo unas duras restricciones sanitarias para evitar la propagación del último brote de COVID-19. Una situación que ha tensado los ánimos, aunque las duras movilizaciones llegaron después de que la empresa no pagara el salario prometido para atraerlos a la fábrica.

Foxconn pidió este jueves disculpas a sus empleados tras asegurar que el impago había tenido lugar por lo que calificó de “error técnico” y ofreció pagar 10.000 yuanes (unos 1.344 euros) al personal recién contratado que decida abandonar su puesto en esta fábrica, en la que se fabrican cuatro de cada cinco iPhones, y prometió cumplir con los acuerdos salariales, en un intento de sofocar las protestas para defender sus derechos laborales y salariales, y por las supuestas malas condiciones durante la cuarentena.

Puedes leer: Puedes enviar mensajes al iPad de la Artemis I

“Estamos contentos”, dijo un trabajador que optó por aceptar el trato e irse debido a las preocupaciones sobre un brote de coronavirus en la planta y la incertidumbre en torno a las bonificaciones, según Financial Times.

Apple, que avisó este mes a los inversores de retraso en los envíos del iPhone 14 de gama alta, porque la planta de Zhengzhou estaba “operando a una capacidad significativamente reducida”, dijo que tienen personal suyo en la planta. “Estamos revisando la situación y trabajando estrechamente con Foxconn para garantizar que se aborden las preocupaciones de sus empleados”, dijo la compañía de la manzana, que ha visto que las duras revueltas pueden poner en riesgo su campaña de Navidad, uno de los periodos clave para cualquier fabricante de dispositivos de tecnología.

Varias personas conocedoras de la situación señalan a Reuters que más de 20.000 empleados han abandonado la fábrica de Foxconn y que la producción del iPhone podría caer al menos un 30% este mes de noviembre.

La dependencia entre Apple y el gigante del outsourcing tecnológico viene de muy lejos. Según la propia Foxconn, desde 1999. En ese momento, la compañía fabricaba principalmente ordenadores de Apple, pero desde el lanzamiento del primer iPhone en 2007, Foxconn se hizo cargo de la producción del icónico teléfono. Como informa Les Echos, los primeros móviles de Apple fueron ensamblados en las históricas fábricas del fabricante taiwanés en Longhua y Yantai, ambas en China, no muy lejos del mar.

La planta de Zhengzhou se abrió en 2010, después de que Foxconn eligiera esta localidad en el centro de China para combatir el aumento de los salarios en las regiones costeras, donde estaban las otras dos fábricas asentadas. La taiwanesa necesitaba contratar mucha más mano de obra para responder a la fuerte demanda de Apple, su principal cliente, y a la de otras compañías tecnológicas.

Esta nueva fábrica es como otras muchas en China una ciudad dentro de otra ciudad, con dormitorios, cantinas y largas líneas de producción, lo que ha permitido a Foxconn que la planta funcione como un sistema de “circuito cerrado” durante los confinamientos, lo que provocó que miles de empleados huyeran de las instalaciones a finales de octubre, ante un nuevo brote de Covid-19, lo que le obligo a contratar a más personas.

Puedes leer: Pagan sus cuentas diseñando para el metaverso

Diversificación geográfica

La situación vivida en la fábrica china de Foxconn obliga a Apple y a su proveedor a diversificar la fabricación fuera de este país asiático. Foxconn, que abrió su primera gran fábrica en China en 1988, cuenta actualmente con siete plantas en este país y otras en México, Brasil, Europa del Este e India. El socio de Apple, preocupado por la incertidumbre de la política cero Covid de china y las tensiones entre Pekín y Washington, está acelerando su diversificación de fábricas fuera de China, según Les Echos.

Para mitigar los problemas que se están viviendo en China con la pandemia, Apple también anunció hace meses que ha decidido producir en la India algunos de sus últimos iPhone 14. Según JP Morgan, una cuarta parte de los iPhones podrían ensamblarse en India para 2025. Apple quiere reducir así su dependencia de China.

Con información de 800 Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *