34.5 C
Venezuela
martes, febrero 27, 2024

Control ginecológico anual, clave para prevenir el cáncer de cuello uterino

Acudir a consulta ginecológica es fundamental para toda mujer, a
través de la adecuada evaluación clínica permite conocer el estado de salud en los diferentes momentos de su vida.


Acudir a consulta ginecológica preventiva es fundamental para toda mujer, puesto que el control ginecológico anual permite conocer el estado de salud que ella posee en los diferentes momentos de su vida, siendo que cada momento en la existencia del ser humano, en este caso, la mujer, desde la niñez, adolescencia, en edad reproductiva y climaterio-menopausia, cada uno tiene características propias.

Con un control ginecológico adecuado y periódico se logra vencer muchas batallas, de ahí su importancia, que depende de la misma mujer y de su entorno familiar, puesto que es el control ginecológico que permite contribuir en la prevención de distintas patologías.

Se identifica algún factor de riesgo presente, hacer el diagnóstico precoz, oportuno e instalación de una adecuada y oportuna terapia farmacológica o quirúrgica.

Control ginecológico anual

Por el solo hecho de ser mujer tiene múltiples factores de riesgo, se debe prestar atención y cuidado, a los órganos femeninos. “No
realizar evaluaciones preventivas, puede ser asiento de situaciones indeseadas, con patologías malignas”, explica la ginecólogo Noris Navas.

Entre esas patologías malignas está el cáncer de vulva, mama, vagina y cáncer de cuello uterino, cáncer de ovarios y cáncer de trompa uterina.

“Desde mi óptica, lo ideal es una evaluación cada seis meses”, dice Navas.

Acudir al control ginecológico, donde además de la evaluación clínica realizada por el médico, se toma una muestra para la citología cérvico-vaginal o Papanicolau (PAP), realiza la Colposcopia , el examen mamario y estudio ecográfico.

prevenir el cáncer de cuello uterino

¡SI! el cáncer de cuello uterino se puede prevenir. Es necesario asimilar que el cáncer de cuello uterino se puede prevenir, y además, si se encuentra en una etapa temprano es curable.

Para lograrlo la mujer debe ser evaluada de forma preventiva y planificada, es decir periódica, ¿por qué esperar a tener una molestia?.

Esperar tener alguna molestia, puede ser muy tarde. Es muy triste evaluar a una mujer y tener que explicar que su enfermedad está muy avanzada.

Los tratamientos para estos estudios clínicos requieren de medicamentos de alto costo, quimioterapias, las
limitaciones actuales para incluirse en un programa de radioterapia, como plan terapéutico.

Entendamos médicos y pacientes, que la prevención es primero, no hay duda de que se requiere un sistema de salud fortalecido, políticas de salud eficientes, que la mujer pueda tener acceso a los diferentes programas de salud que incluye consulta de planificación familiar para evitar embarazos no planificados, consultas preconcepcional, consultas pre y post-natal, consulta ginecológica, climaterio-menopausia.

En cada una de esas consulta la mujer debe ser evaluada, además de tomársele muestra para citología y otros estudios relacionados con la esfera genital.

Pero sobre todo orientación, educar a la población femenina en relación a lo que debe ser una adecuada PREVENCIÓN, es aquí donde el esquema de inmunización también es importante.

Hoy contamos con una vacuna contra los VPH, se recomienda a partir de la edad de adolescentes a niñas y a los niños.

Ambos sexos tienen el riesgo de contraer infección por el virus VPH, virus relacionado algunos de sus serotipos con cáncer de cuello uterino y cáncer de miembro viril masculino.

Puedes leer: Si usted atiende las patologías de base, evita nefropatías

Control ginecológico anual: Vacuna a favor

Ya se disponen de estudios serios que se puede cumplir la vacuna desde la edad de 9 y 45 años de edad.

Además están los exámenes de detección de rutina y el tratamiento de seguimiento apropiado, cuando es necesario, previenen casi todos los cánceres de cuello uterino, que se previene con el control ginecológico anual.

Las Guías de la Sociedad Americana para la prevención y la detección temprana del cáncer de cuello uterino señalan que las dos medidas más importantes para prevenir el cáncer de cuello uterino se centran en cumplir la vacuna contra el VPH y hacer las pruebas programadas de rutina (Citología cérvico vaginal, Test para VPH y colposcopia).

En mi experiencia como especialista en el área de la ginecología y obstetricia, he tenido la dolorosa responsabilidad de hacer el diagnóstico en mujeres jóvenes.

LA PREVENCIÓN INICIA POR EDUCAR:

  • Retardar el inicio de las relaciones sexuales.
  • Limitar el número de parejas sexuales.
  • Evitar las relaciones sexuales con personas que obviamente presentan verrugas genitales u
    otros síntomas sin tratar.
  • Uso adecuado del condón como método de barrera.
  • Evite fumar.

IMPORTANCIA DE LA CITOLOGÍA CÉRVICO-VAGINAL

La citología es una prueba fundamental para la salud de las mujeres, permite detectar la presencia de células anómalas en el cuello del útero. Así, en el caso de resultar positiva, se puede comenzar a tiempo con los tratamientos más adecuados.

La citología permite:

  • Detectar Cáncer de cuello uterino.
  • Detectar Lesiones premalignas
  • Alteraciones originadas por el papiloma humano o VPH
  • Infecciones vaginales provocadas por hongos, bacterias y parásitos
  • Trastornos de las células vaginales a causa de la menopausia.

Recomendaciones previas a la citología:

  • No acudir con la menstruación, puede afectar a la interpretación de la muestra recogida
  • Esperar haya transcurrido cinco días desde que finalizó la menstruación
  • Evitar relaciones sexuales dos días previos a la prueba.
  • Evitar duchas vaginales, óvulos, cremas o espermicidas los días anteriores al test.

Noticias Relacionadas

Redes Sociales

20,299FansMe gusta
112,425SeguidoresSeguir
4,600SuscriptoresSuscribirte

Últimas noticias