Diócesis de Punto Fijo con sello Lückert

Diócesis de Punto Fijo con sello Lückert

El entonces vicario general de la Diócesis de Punto Fijo, monseñor Rafael Bitter, afirma que la diócesis es hija de monseñor Roberto Lückert, por ser su propulsor definitivo.


En este 2022 la Diócesis de Punto Fijo celebró 25 años decretada por el papa Juan Pablo II. Una de las figuras importantes en la propulsión de su creación es monseñor Roberto Lückert, quien estuvo al frente del obispado de Coro.

En opinión de quien estuvo como vicario general de la Diócesis de Punto Fijo , monseñor Lückert dio el impulso final para esta erección canónica.

Al hablar de la iglesia de Paraguaná, necesariamente hay que referirse a dos grandes personajes, monseñor Francisco José Iturriza Guillén y monseñor Roberto Lückert León.

Durante su obispado, monseñor Iturriza (1939-1980) planteó la creación de una diócesis en el territorio de Paraguaná, ante la Conferencia Episcopal Venezolana.

Bitter, actualmente Subsecretario del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano, comentó que en aquella oportunidad cuando planteó la idea lo llamaron loco. Consideraron los obispos venezolanos que no había condiciones.

Monseñor Bietter resalta que el siguiente obispo de Coro, monseñor Ramón Ovidio Pérez Morales (1980 -1982) se dio cuenta del potencial y la fuerza religiosa que había en lo que denominó como zona norte de la Diócesis de Coro.

Esta zona contó con un vicario, que coordinaba 15 parroquias y varias congregaciones religiosas.

Lückert, obispo de Coro

Con el traslado de monseñor Ramón Ovidio a Maracaibo, como arzobispo, designan a monseñor Roberto Lückert León, como nuevo obispo de Coro (21 julio 1993).

Lückert
Foto/ Archivo

Monseñor Bitter refiere que al visitar Paraguaná, el nuevo obispo se da cuenta del potencial de la zona y lo designa como vicario episcopal de la entonces zona Norte de la Diócesis de Coro.

El objetivo de este nombramiento era echar las bases para la creación de la Diócesis de Punto Fijo.

El nuncio apostólico en Venezuela, monseñor Oriano Quillichi, visitó Punto Fijo y de inmediato apoyó el proyecto.

Puedes leer: 28 años de pastoreo en la iglesia

Por lineamientos del obispo de Coro, se elaboró el anteproyecto, el cual se aprobó con algunas correcciones y se envió al Vaticano a través de la nunciatura apostólica.

Nueva diócesis en 1997

Un momento de júbilo se recuerda cuando se anunció desde Roma la erección canónica de la Diócesis de Punto Fijo, el 12 de julio de 1997.

El papa san Juan Pablo II firmó ese decreto, siendo su primer obispo, monseñor Juan María Leonardi Villasmil.

Todo gracias a los buenos oficios y empeño de monseñor Roberto Lückert León. Por todas sus gestiones, sostiene monseñor Bitter que la Diócesis de Punto Fijo es hija de la Arquidiócesis Metropolitana de Coro y de monseñor Lückert.

Un visionario

Bitter recuerda que la Diócesis de Punto Fijo se creó en 1997 con 15 parroquias y 17 sacerdotes; hoy día suman 34 sacerdotes y 26 parroquias.

Lückert León fue un visionario que observó el potencial espiritual de Paraguaná, además del cariño que siempre ha expresado por esta tierra.

Recordó que en 2019, cuando monseñor Carlos Alfredo Cabezas, obispo de la diócesis, estuvo enfermo; monseñor Lückert presidió todos los actos litúrgicos de la Semana Santa en la catedral de Punto Fijo.