31.7 C
Venezuela
viernes, mayo 24, 2024

El exorcista, esa lucha entre el bien y el mal, cumple 50 años


El exorcista: dos sacerdotes armados solo con su fe se enfrentan a fuerzas sobrenaturales que amenazan la inocencia de una niña.

Los cambios culturales, la incertidumbre social y el descubrimiento de que la ciencia no puede explicarlo todo, constituyen el contexto argumental del filme.

La religión al rescate de la ciencia

Con un guion basado en la novela del mismo título escrita por William Peter Blatty, inspirada, supuestamente en un exorcismo real ocurrido en Washington en 1949, la película cuenta la historia de Regan, una niña de doce años víctima de fenómenos paranormales.

Un catálogo de síntomas inexplicables, que incluyen la levitación, contorsiones sobrehumanas y espasmódicos movimientos, que llevan a su madre a buscar el socorro de la ciencia.

La falta de resultados en los análisis clínicos la conducen a un sacerdote con conocimientos de psiquiatría que decide que el problema de la niña es de nivel moral; una lucha entre el bien y el mal.

Convencido de que la niña está poseída por una fuerza oscura, recurre a un sacerdote especialista en exorcismos para expulsar al diablo de su cuerpo.

De la euforia de los 60 a las turbulencias de los 70

La trama se desarrolla durante los primeros setenta. Un momento de la historia humana entre los luminosos años sesenta y una nueva década que comenzaba a andar hacia territorio desconocido.

Para algunos, el espíritu de los sesenta tuvo su final simbólico en los crímenes de la secta de Charles Manson y el aumento del consumo de drogas duras y las protestas de la guerra de Vietnam como telón de fondo.

Puedes leer: Matthew Perry le envío un mensaje a Jennifer Aniston antes de morir

Los cambios en el cine de terror

El exorcista no fue la primera cinta que utilizó este argumento. Con anterioridad Roman Polanski había dirigido La semilla del diablo (Rosemary’s Baby, 1968), en la que una pareja recién instalada en un edificio en Nueva York convive con unos vecinos de turbias intenciones.

¿Una película maldita?

Estrenada el día después de la Navidad de 1973, El exorcista se convirtió en un fenómeno de masas, con largas colas de espectadores deseosos de sentir en primera persona el miedo y el desasosiego impreso en las caras de los que habían ocupado la butaca antes que ellos.

Según su director, William Friedkin, desde el principio el rodaje estuvo plagado de hechos difíciles de explicar. Foto/Cortesía

A los méritos artísticos del filme se unieron una serie de sucesos que le dieron un aura de película maldita que ayudó a su promoción. Según su director, William Friedkin, desde el principio el rodaje estuvo plagado de hechos difíciles de explicar.

Con información del El Nacional

Otras noticias de interés

Noticias Relacionadas

Redes Sociales

20,299FansMe gusta
112,425SeguidoresSeguir
4,600SuscriptoresSuscribirte

Últimas noticias