29.3 C
Venezuela
jueves, diciembre 7, 2023

Migración en el Mediterráneo tema de la visita a Marsella de Francisco


La ciudad portuaria francesa de Marsella, durante siglos un crisol multiétnico y multiconfesional, esperaba el viernes la llegada del papa Francisco, quien reiterará que a la migración en el Mediterráneo debe buscarse una solución digna.

Su voz se está quedando cada vez más sola en Europa, donde algunos países recurren mas y más a las vallas fronterizas, a las repatriaciones y plantean incluso bloqueos navales para impedir la llegada de una nueva oleada de posibles refugiados.

Francisco presidirá la clausura de una conferencia de obispos católicos mediterráneos, pero la visita papal de dos días que comienza el viernes busca enviar un mensaje que vaya más allá de los fieles católicos y llegue a Europa, al norte de África y más allá.

Tras rezar en la basílica de Marsella, Francisco celebrará una oración interreligiosa en un monumento dedicado a los migrantes muertos en el Mediterráneo, que según estimaciones de la Organización Internacional para las Migraciones podrían superar las 28.000 personas desde 2014.

Francisco, que lamenta que la crisis migratoria en el Mediterráneo haya convertido este espacio en “el mayor cementerio del mundo”, confirmó la visita hace meses, pero ésta se produce en un momento en que Italia, una vez más, trata de hacer frente a un repunte en la llegada de migrantes que parten desde Túnez a bordo de embarcaciones precarias.

Luego de que la semana pasada los recién llegados superasen brevemente en número a la población local de la isla de Lampedusa — 6.100 personas —, la primera ministra del país, Giorgia Meloni, revivió los pedidos para un bloqueo naval y anunció nuevos centros para retener a quienes no cumplan los requisitos para obtener el asilo antes de ser deportados a sus países.

Migración en el Mediterráneo un drama humano

Francia, por su parte, ha reforzado las patrullas en su frontera sur con Italia, que está a unas horas por carretera desde Marsella, e incrementó la vigilancia en los Alpes con drones para evitar los cruces de los recién llegados. Ante la cercanía de las elecciones al Parlamento Europeo el próximo año y el desafío de la ultraderecha al gobierno de centro, las autoridades se han mostrado firmes con respecto a los migrantes en Europa.

“Francia no aceptará a migrantes procedentes de Lampedusa”, dijo el ministro del Interior, Gerald Darmanin, en declaraciones a la televisora estatal TF1 esta semana. “Aceptando más gente no vamos a frenar un flujo que obviamente afecta a nuestra capacidad para integrarlos” en la sociedad francesa.

Puedes leer: Estados Unidos otorga TPS a miles de migrantes venezolanos

El arzobispo de Marsella, el cardenal Jean-Marc Aveline, quien nació en Argelia y llegó a Francia cuando era un niño, apuntó que la respuesta a la crisis no son estas medidas “agresivas”. Pero indicó que los discursos “ingenuos” y pacifistas sobre una convivencia feliz tampoco eran de ayuda.

“La Iglesia debe medir bien estos males y encontrar un camino que no sea ingenuamente irenista ni agresivo por sus intereses particulares, sino profético”, estando cerca de los migrantes y viviendo entre ellos, dijo a reporteros en Roma antes de la visita.

La Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja y la ONG de rescate marítimo SOS Méditerranée, que opera un barco de ayuda a los migrantes, lanzaron el viernes un “llamado urgente a todos los actores para que dignifiquen la vida de los niños, mujeres y hombres sobrevivientes de rescates en el mar”.

Con información de Associated Press

Otras noticias de interés

Noticias Relacionadas

Redes Sociales

22,000FansMe gusta
110,000SeguidoresSeguir
4,600SuscriptoresSuscribirte

Últimas noticias