33.3 C
Venezuela
lunes, febrero 26, 2024

Sobrevivientes de Otis en Acapulco desesperados por conseguir ayuda


El impacto de un devastador e inesperado huracán en una ciudad donde conviven lujosos hoteles — muchos de ellos destrozados ahora — y barriadas populares todavía incomunicadas, dejó al menos 27 muertos y cuatro desaparecidos y sembró Acapulco de angustia, lodo, escombros y de las escenas más extrañas.

Operarios que no sabían cómo restablecer la electricidad con los postes de luz bajo metros de barro y agua. 

Personas caminando entre tiendas arrasadas con pollos en las manos o con una silla de oficina cargada de adornos de Navidad y papel higiénico. 

Turistas sentados junto a sus maletas sin saber a dónde ir ni qué comer cerca de hoteles donde el huracán arrancó de cuajo ventanas y paredes.

Acapulco
Las zonas más pobres sufrieron más la fuerza del huracán Otis. Foto/AP

A pesar de la paulatina reapertura de las vías de comunicación y de que el gobierno empezó a enviar equipos de emergencia y ayuda de primera necesidad, su llegada es lenta.

Dos días después de que el huracán Otis impactara en Acapulco con categoría 5, la ciudad costera de un millón de habitantes, antaño conocida por su glamour playero, seguía sumida en el caos.

Acapulco devastada por el paso de Otis

Está previsto que este viernes reabra el aeropuerto de la ciudad para iniciar un puente aéreo que permita la llegada de insumos y la salida de turistas, informó el gobierno federal. 

Además, se habilitaron dos puntos desde los que partirían los 30 o 40 autobuses diarios que, según la gobernadora del estado de Guerrero, Evelyn Salgado, también son para los turistas.

Uno estaba a las afueras, por lo que no quedaba claro si los interesados tendrían que ir caminando hasta allá como ya hicieron algunos el jueves por la noche, que se lanzaron a cruzar a pie el túnel que conecta la costa con la autopista hacia la Ciudad de México con la esperanza de que algún vehículo los llevase.

Acapulco
La zona comercial y turística de la ciudad recibió toda la fuerza devastadora de Otis. Foto/AP

La tarea de reconstrucción parecía inabarcable y la frustración con las autoridades era generalizada. Aunque se enviaron unos 10.000 militares a la zona, no contaban con las herramientas para limpiar las toneladas de lodo y los árboles caídos de las calles, algunas de ellas convertidas en ríos.

Del medio millón de usuarios afectados por el enorme apagón provocado por Otis, la mitad seguían sin luz el jueves por la noche, según la Comisión Federal de Electricidad. Además, el sistema de aguas de la ciudad colapsó y la gasolina escaseaba, aunque el gobierno aseguró que había reservas para 18 días y que en breve llegará un barco con más combustible.

Puedes leer: Israel ataca a Gaza en su segunda incursión terrestre

Otros buques que podrían servir como hospitales se acercaban también a Acapulco.

En las zonas más pobres, los vecinos se quejaban de que nadie les hacía caso.

Con información de Associated Press

Otras noticias de interés

Noticias Relacionadas

Redes Sociales

20,299FansMe gusta
112,425SeguidoresSeguir
4,600SuscriptoresSuscribirte

Últimas noticias